VILLAverde de ÍScar

Detrás de la firma de VILLAIS está una larga tradición familiar. Una maquinaria que se puso en marcha cuando mis padres, Jose y Consuelo, se embarcaron en la creación y confección de vestidos de novia.
Con el tiempo, con mucho esfuerzo y tesón, VILLAIS ha logrado vender en diferentes puntos del mundo: Europa, Rusia, Japón, Brasil, Estados Unidos y así hasta 20 países. Ahora, se está dando paso a la nueva generación, delegando responsabilidades en nosotros, los hermanos Villaverde de Íscar.
Para mi es un honor formar parte del departamento creativo de VILLAIS. Estoy encantada de poder compartir contigo un diseño que nace pensando en tu Día. Tu gran Día. Un Día que quieres que sea irrepetible, único, especial, auténtico, inolvidable. Que sea ++ CustomMade ++.

blog villais


6 comentarios

mercedes sobrino 28 junio 2013 - 19:32 / Responder

Me encanta. Vivan las nuevas tecnologías. Recuerdo a tus padres fotografiando sus primeros trajes en “el Montico”, cuando usaban maniquis de madera… ¡Qué grandes tus padres! ¡Qué grandes sus hijos!

    sara 24 julio 2013 - 14:48 / Responder

    Gracias, muchisisimas graciasss. ¡Que recuerdosss!!!! mil besos.
    Sara

mercedes sobrino 28 junio 2013 - 20:10 / Responder

No sólo me encantan los vestidos. La diseñadora es guapísima.

Lola 2 julio 2013 - 22:51 / Responder

Me encanta esas foto , muchas tardes en ese lugar, han podido crear todo lo ke ahora disfrutamos, un bésazo Sara.

Adel 20 julio 2013 - 17:49 / Responder

No nos conocemos pero me enatnca mucho tu blog y la verdad me da mucha felicidad lo que estas haciendo porque ya es momento en que la gente necesita ser mas open mind con esto del street fashion y mucho mas en nuestro pais donde hay demasiada gente cerrada i love it deberas. Dime hay alguna otra pagina o link donde pueda leer bien el articulo? Saludos y exitos

    sara 24 julio 2013 - 14:51 / Responder

    Muchisisimas gracias, esto es lo que necesitamos,persomas como tu que nos den energia y fuerza para seguir adelante. Muchisisimas gracias.
    Besos, Sara


Dejar un comentario