SIEMPRE HAY UN VESTIDO IDEAL PARA CADA MUJER, ¿SABES CUÁL ES TUYO?

vestido ideal Rebol Rota Roque Rodas

Antes de elegir el vestido de tu boda, debes plantearte qué es lo que buscas. Pero para responder a esta pregunta, primero tienes que saber qué es lo que quieres conseguir.

Acentuar curvas: Para acentuar las curvas opta por tejidos suaves y ligeros que se ajusten al cuerpo y acompañen en el movimiento.

Disimular curvas: Si quieres modelar partes de tu cuerpo tienes que elegir tejidos con más peso que den forma y desvíen la atención hacia tus puntos más fuertes.

Novias bajitas: Opta por vestidos sencillos, el exceso de adornos acortarán tu figura. Evita hombreras y mangas abultadas, abullonados etc. opta por vestidos de una sola pieza que den continuidad óptica.

Novias altas: Si quieres disimular altura elige faldas vaporosas y cintura en “V” que te darán más volumen. Los cuellos de corte bajo o palabra de honor son ideales para ti.

Novias altas y delgadas: Aunque tu físico te permite lucir cualquier vestido has de tener cuidado de no parecer demasiado alta y sin formas. Atrévete con escotes más pronunciados y mangas onduladas.

Delgada: Evita modelos muy ajustados que evidencien tu delgadez, busca telas con más peso. Las faldas vaporosas con cuerpo ajustado te favorecen.

Disimular caderas: Para disimular la parte inferior de tu cuerpo has de dirigir la atención hacia la parte superior, para ello, elige vestidos de corte “A”.

Parecer más delgada: Para verte más delgada decántate por cuerpos ajustados que definan tu cintura. Un corte princesa o tipo “A” es ideal para ti. Evita los excesos y las superposiciones de tejidos que lejos de disimular te añadirán volumen. Drapeados verticales invertidos en la zona del talle (en forma de “V”) hacia abajo y ligeramente diagonal alargarán y estilizarán tu figura.

Una espalda ancha: Elige faldas con vuelo estilo princesa o línea “A”. Las mangas deben ser pequeñas y sencillas. Evita drapeados y cualquier cosa que añada volumen en la parte superior.

Y lo más importante que debes tener en consideración es tu carácter. Según tu forma de ser debes elegir un tipo de vestido u otro. Tienes que sentirte a gusto con él y lucirlo con naturalidad como una segunda piel. El vestido debe combinar con el peinado, el maquillaje, el ramo… así que a la hora de elegir cada cosa tienes que tener en mente el conjunto. Recuerda disfrutar en la elección del vestido sin prisas ni agobios y sonreír porque posiblemente ese sea tu mejor complemento. En la tienda de novias en Valladolid te espera un equipo de profesionales en estilismo nupcial que te ayudarán a que tu elección sea un acierto.


Dejar un comentario